Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
El Lipoláser en la zona de la papada
es un procedimiento muy seguro y eficaz.
El Lipoláser se utiliza para el rejuvenecimiento
de la papada, el cuello y el óvalo facial.
El contorneado del cuello y el tercio inferior facial
asistido por láser consigue alto grado de corrección.
El Lipoláser trata la papada y el óvalo
facial con excelentes resultados.
Las nuevas técnicas de rejuvenecimiento de cuello
y óvalo facial facilitan un resultado natural.
  

El envejecimiento facial

La visión actual del envejecimiento facial valora los cambios específicos de cada región, incluyendo cambios óseos en el tercio medio (por ejemplo, atrofia de la cara anterior del maxilar y aumento de apertura piriforme) y en el tercio inferior (incremento del surco anterior a la mejilla) con atenuación y retracción de los tejidos blandos de soporte, como el septo mandibular. Son los cambios que el paso del tiempo produce en las estructuras faciales.

Las técnicas tradicionales para el rejuvenecimiento estructural del tercio medio e inferior de la cara se basan en la manipulación del tejido desplazado y laxo (lifting quirúrgico) y en la reposición del volumen de los tejidos (implantes, rellenos, etc.) buscando el reemplazamiento del volumen perdido y el camuflaje de pérdidas relativas al desplazamiento de volúmenes tisulares.

Aunque hemos mejorado nuestros conocimientos, aún se sigue investigando en la variabilidad del envejecimiento en los diferentes fenotipos y los contrastes entre personas similares con similares hábitos de vida. El envejecimiento de la cara se correlaciona con la gradual redistribución del tejido blando hasta llegar a la inversión de la forma de corazón o triángulo de la juventud.

Remodelación del cuello y la zona de la papada

Con la remodelación del cuello y la zona de la papada se busca
recuperar la armonía facial perdida por el envejecimiento.

 

¿Le llamamos? »

En el tercio medio, la redistribución de la grasa hace más visibles las muestras del envejecimiento óseo, disminuyendo los pómulos, rompiendo el triángulo estético submalar y contribuyendo a la ptosis del surco nasolabial, con lo cual se incrementa la sensación de pesadez que puede llegar a ser descrita como “cara lúgubre” en su forma más acentuada.

En el tercio inferior se forman el surco labio-mentoniano (línea de marioneta) y las “cocochas” en la mejilla como consecuencia del descenso de la grasa, con vaciamiento posterior del arco mandibular y de su ligamento cutáneo con desdibujamiento del perfil mentoniano y aspecto cuadrado del óvalo inferior en vista antero-posterior. Este vaciamiento puede verse incrementado por la pseudoherniación de la grasa bucal así como los cambios óseos, afectando la definición del borde inferior del óvalo facial.

Colectivamente estos cambios invierten el triángulo estético facial, reorientando el volumen superior dominante (con el vértice en la barbilla) al inferomedial dominante (con el vértice superior en la nariz).

Evolución facial del envejecimiento con la trasposición de los volúmenes faciales

Evolución facial del envejecimiento con la trasposición de los volúmenes faciales. (Coleman  S. Saboeiro A., Sengelmann R. A.: Comparison of Lipoatrophy and Aging: Volume Deficits in the Face. Aesth Plast Surg, 2009; 33:14–21).

Si desea conocer la técnica para evitar el envejecimiento facial disponible en nuestra clínica de Madrid, pida ahora una cita informativa gratuita.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta